Un arquetón filtrará los residuos sólidos de la depuradora para evitar que lleguen al cauce del Rodriguillo